Extremadura y Sierra de Gredos

28, 29, 30 de abril y 1 de mayo

En esta salida visitaremos el valle de Ambroz y la comarca de las Villuercas en Extremadura. También las últimas estribaciones de la Sierra de Gredos en Salamanca, y el extremo olvidado, la Sierra de Candelario.

La Sierra de Candelario

La Sierra de Candelario forma parte de la Cordillera Central, con cotas superiores a los 2400 m. Este farallón rocoso esconde paisajes de gran diversidad, enriquecidos por las numerosas corrientes fluviales que se deslizan desde los circos y valles montañosos, de interesantes morfologías glaciares.

Si hay dos cosas que caracterizan a este enclave natural son sus lagunas y circos glaciares, así como sus enormes valles cubiertos por bosques de castaños y robles, reflejo de la acción de los agentes fluviales y glaciares que imprimieron su huella en la Sierra de Candelario, y reflejo asimismo de la gran diversidad que en este entorno se puede apreciar.

En la falda de esta Sierra se encuentra Candelario, un pueblo típico de montaña que da nombre a este enclave, que posee una variada naturaleza y que conserva el encanto de la arquitectura típica serrana, con varios siglos de historia. Una singularidad de la villa son las Batipuertas, existentes en la entrada de casi todas las viviendas. La belleza de este pueblo ha hecho que fuera declarado Conjunto Histórico Artístico, en el año 1975.

El valle de Ambroz

Las comarcas del norte cacereño componen un paisaje, de armoniosa identidad, donde subsisten los fuertes contrastes de la naturaleza y la diversidad de pueblos y gentes.

Aquí se abre el valle de Ambroz, que aúna el paso del río con históricas vías de comunicación en donde dejaron sus huellas antiguas civilizaciones.

De la importancia de este valle, en época romana, nos habla el trazado de una de las vías de comunicación más importantes de Hispania: La Vía de la Plata. Itinerario este que atravesaba la provincia de Lusitania, adentrándose en tierras leonesas, con importantes ciudades y mansiones donde los usuarios de la calzada romana paraban a descansar.

El valle tiene una vegetación forestal, sobre todo de bosque de castaños y de pinos, y como su vecino el valle del Jerte, cuenta con abundantes cerezos. La diversidad forestal de su entorno y su clima tan especial, han hecho de este valle un punto de referencia para los amantes del senderismo.

Hervás

Hervás, que perteneció al Señorío de Béjar y llegó a ser territorio de la Orden del Temple, posee un interesante patrimonio histórico artístico, destacando la judería, declarada Conjunto Histórico Artístico, en el año 1969.

Es uno de los barrios judíos mejor conservados de España. Está formado por calles en pendiente, estrechas y sin orden aparente, que conservan muy bien la estructura original de los siglos XIV y XV.

Hervás tiene una gran tradición artesanal relacionada con el castaño, tanto en la fabricación de muebles como en la popular cestería, tan indispensable antaño para las faenas agrícolas.

Aldeanueva del Camino

Aldeanueva del Camino debe su nombre al paso, por ella, de la calzada romana Vía de la Plata. Guarda en su interior una interesante muestra de arquitectura popular, especialmente en la calle Vía de la Plata y algunos originales puentes levantados sobre la garganta Buitrera o el río Ambroz.

Baños de Montemayor

Enclavada en la zona meridional del Sistema Central y en el Valle del río Baño, se encuentra Baños de Montemayor, población en la que conviven en armonía la arquitectura popular con la arquitectura burguesa y las casas solariegas. Su riqueza histórico cultural la convierten en un lugar singular y diferente. Pero sin duda alguna, el principal reclamo de Baños de Montemayor son las aguas termales de su balneario, que brotan de dos manantiales. El balneario, declarado bien de interés cultural, conserva en sus inmediaciones los restos de unas antiguas termas romanas.

La Garganta

Población situada a más de mil metros de altura, cerca del límite con la provincia de Salamanca y dentro de la vertiente sur de la Sierra de Candelario. Los paisajes que se divisan, de los mejores de la comarca. Esta antigua población se dedica secularmente a la trashumancia del ganado.

Comarca de las Villuercas

Situada en la parte más oriental de la comunidad extremeña, es conocida por su exuberante naturaleza y su entorno privilegiado. Se caracteriza por su diversidad y sus bellos paisajes, donde sobresalen serranías que superan los 1600 m. y grandes bosques con especies arbóreas como robles, alcornoques, castaños, pinos o encinas.

Entre los muchos atractivos naturales destacan el Corredor Ecológico y de Biodiversidad Río Guadalupejo, la Sierra de las Villuercas y el Valle de Guadarranque, que está reconocido como ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves), por lo que atrae durante todo el año a amantes de la observación de las aves y la naturaleza, amigos del senderismo o aficionados a la recolección de las abundantes especies micológicas existentes.

Guadalupe

Situada en el corazón de la hermosa Sierra de las Villuercas, rodeada de hermosos y bellos parajes, Guadalupe se mantiene como destino religioso (siendo en la actualidad el segundo centro mariano más visitado de España después de Santiago de Compostela), una población donde destaca la belleza de sus barrios típicos.

El Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad y construido por Alfonso XI de Castilla, ha sido testigo de momentos decisivos, como la audiencia en la que los Reyes Católicos ofrecieron las carabelas a Colón. Cabe destacar la fachada del Monasterio y su inigualable claustro. En el centro se levanta un impresionante templete, todo ello de estilo mudéjar.